¿Cómo se recupera la inversión en una construcción de marca?


Recordemos que la construcción de marca se hace en la mente, en el corazón, en la percepción que el público tiene de nuestra marca. Para nuestra empresa estos factores generan una reacción simple que  puede ser muy positiva o por el contrario, llevarnos a la ruina: El cliente compra o decide no consumir nuestro producto o servicio porque en su panorama de opciones hay empresas que han logrado satisfacer lo que no llegamos a entender que el requería.

Si nuestro producto llega a ser mal percibido por el público y no logra venderse, posiblemente es el resultado de cometer algunos “pecados” fatalmente típicos en que puede caer una marca.

Factores que impiden una percepción de marca exitosa:

EQUIVOCADAMENTE

Cuando estamos enviando un mensaje diferente a sus expectativas con el producto, o nos relacionan con otras marcas. La ambigüedad, la falta de claridad de nuestra promesa puede alejar los clientes.

PARCIALMENTE

Nuestro producto no es percibido en su totalidad; por ejemplo puede ser posible que nuestro producto sea bien recibido, pero dejan de comprarlo porque alguien les ofrece claramente domicilio, y nosotros tenemos esa posibilidad.!. pero no fuimos claros en comunicarlo.

NEGATIVAMENTE,

La malas noticias generadas, ya sea por un malentendido (de nuevo la ambigüedad) o por la calidad, falta del filtro de revisión en la entrega, son entre muchas otras generadoras de percepción negativa, de rechazo de nuestra marca.

Estos aspectos pueden ser observados fácilmente en un proceso de construcción de marca exitoso. Un buen proceso no deja nada al azar, examina todas las posibilidades a través de sus herramientas y busca “limpiar” nuestra marca de todos estos aspectos primarios que nos impiden tener buenos resultados, antes de que sucedan y generen una PERCEPCIÓN inconveniente. Lo que nos lleva a aceptar o rechazar cada situación en nuestra vida es la percepción simple, y lo sabemos por muchas experiencias propias.

Una acertada construcción de marca evita el rechazo o al menos, a través de escuchar las necesidades de su cliente, transforma o adapta el producto o servicio para ser más cercano a este.

Y por último, recordemos (y nunca olvidemos) que; 

LA MARCA ES NUESTRO ACTIVO MÁS IMPORTANTE!, 

los recursos que invirtamos en ella siempre serán nuestra mejor inversión.


 

Deja un comentario